martes, 1 de junio de 2010

Reseña: Para leer al anochecer



Título: Para leer al anochecer. Historias de fantasmas
Autor: CHARLES DICKENS
Editorial: Impedimenta
Edición: 1ª noviembre 2009, reimpresión diciembre 2009
Traducción: Marian Womack y Enrique Gil-Delgado
ISBN: 978-84-937601-0-6
Formato: 13x21 cm
Páginas: 240
Precio: 19,00 euros IVA incluido
Puntuación:



Durante toda su vida Charles Dickens estuvo interesado en los fenómenos paranormales, con una especial inclinación a los fantasmas, escribiendo muchos relatos sobre ellos.

De este interés tenemos este libro, una recopilación de 13 relatos de fantasmas de lo más curiosos, variados e interesantes.

Para leer al anochecer, empieza con un joven que se sienta a descansar en un banco y oye hablar a unos trabajadores que están sentados cerca de él y que cuentan dos historias que le pasaron a dos de ellos de cosas extrañas; uno sobre una joven que todas las noches soñaba con un hombre al que no conocía y que le daba miedo, y el otro sobre un hombre al que se le aparece una noche el fantasma del hermano...

El guardavías cuenta la historia de un hombre, creo que es algún tipo de investigador que trabaja para la empresa de ferrocarril, y que va a ver si el guardavías hace bien su trabajo. Allí el guardavías le confiesa que una precencia se le aparece en el túnel, que depués de aparecer en dos ocasiones han habido muertes relacionadas con el tren, y que no para de aparecer, y cree que le advierte de algo pero no sabe de qué... Este relato en concreto me a puesto los pelos de punta la verdad.

El juicio por asesinato, explica como el fantasma del asesinato del juicio se le aparece a uno de los del jurado, pues quiere asegurarce de que voten culpable para que se haga justicia.

La casa encantada. Este es de un hombre que quería descubrir fenómenos paranormales reales, que después de haber vivido en varias casas supuestamente encantadas llega a ésta y empieza a ver que con todas las cosas que pasan realmente puede estar encantada...

El fantasma en la habitación de la desposada. Un fantasma se aparece a dos hombres y les cuenta la historia de que en vida fue un asesino, que mató a su mujer y a un chico enamorado de ella sólo por la herencia de ésta, pues es lo único que le importaba, y por ello está maldito y condenado a ser fantasma y a sentir el sufrimiento que causó multiplicado cada hora.

El letrado y el fantasma. Un letrado alquila unos viejos despachos y se le aparece el fantasma del antiguo dueño que quiere que se vaya de allí, y el letrado le convencerá de que se marche él y vaya a otro lado.

Fantasmas de Navidad. Dos chicos que estaban en un internado y que todas las Navidades volvían a casa, y todos los años lo que les gusta es reunirce y contar historias de miedo. En este relato se cuentan un par de historias hasta descubrir la historia de ellos mismos, pues hacía tiempo que habían muerto.

Cuatro historias de fantasmas. Como su nombre indica, cuatro historias diferentes.
La primera
sobre un pintor que va a hacer un trabajo al campo y en el tren conoce a una joven que quiere que se fije en su cara y le pregunta si podría pintarla de memoria. Más tarde y ya en la ciudad aparece un hombre que quiere que le pinte un retrato de su hija muerta y cuando se la empieza a describir se da cuenta de que es la chica que conoció en el tren.
La segunda cuenta de dos hermanos que se separan y se prometen que cuando uno muera se le aparecería al otro, y una tarde el chico se le aparece a la hermana cumpliendo su promesa y ella sabe así que murió.
La tercera
cuenta la historia de una chica que se enamora de un marinero. El parte y ella espera. Una noche su hermana la despierta pues pensaba que tenía una pesadilla y ella le cuenta que había visto a su amado, que estaba pálido y con el pelo mojado. Poco despuén llega un correo diciendo que el bergantín en el que viajaba su amado se había undido.
Y la cuarta cuenta como a una condesa se le aparece una noche un enano pidiéndole que fuera la madrina en el bautizo de su hija. Lo acepta y esta la lleva hasta el final de un pozo y a una cueva. Después del bautizo como agradecimiento le da un saco con virutas de metal y le dice que la funda y lo convierta en dos peces y doce monedas, y que mientras permaneciera en su familia todo serían cosas buenas. Lo hace y se cumple, pero un día desaparece un pez y la desgracia cae sobre su familia. Después de muchos años un descendiente recibe una carta de un conde y cuando lo visita le devuelve el pez perdido. Desde que vuelve a la familia la suerte vuelve con él.

Pálpitos confirmados. En este un hombre cuenta, supuestamente para un artículo de una revista, como le pasan cosas raras y habla con algún tipo de voz fantasmal, y como poco a poco cree que tiene que ser culpa de algún medium.

La visita del señor Testador. Un hombre alquila unas habitaciones y tiene muy pocos muebles. Un día cuando baja al sótano descubre que está lleno de todo tipo de muebles y poco a poco los irá subiendo a sus habitaciones. Un día un hombre le toca en la puerta y le dice que todas esas cosas son suyas. Después de beber una botella de ginebra se va diciendo que volvería al día siguiente para hablar. No se supo más nada de él y no se sabe que fue, ¿un fantasma, una alucinación o simplemente la conciencia por las cosas que había cogido?

La historia del retratista. Es primera de las historias contada en el relato de Cuatro historias de fantasmas, la del pintor. Esta vez la cuenta el mismo pintor, pues dice que se había contado mal. Esta es mucho más larga que en el anterior relato y bastante interesante.

El Capitán asesino y el pacto con el Diablo. Esta historia la cuenta un hombre que explica como conoce algunas historias de fenómenos extraños y de terror, pues cuando era pequeño la chica que lo cuidaba se las contaba, y nos cuenta algunas de ellas.

El niño que soñó con una estrella. Cuenta la historia de dos hermanos que se querían mucho y que todas las noches esperaban a que saliera la primera estrella, la más grande y brillante, y se ponían a contemplarla desde la ventana. Pero un día la hermana muere, y esa misma noche el niño sueña que su hermana sube por la luz de la estrella y antes de desaparecer le pregunta a un ángel si su hermano estaba ahí, entonces el niño le grita que lo lleve con ella y ella le responde que no es su hora. Su madre tine otro niño pero muere siendo un bebé y esa noche sueña otra vez lo mismo, esta vez está su hermana y su hermano. Más tarde muere su madre y muchos años después muere una hija del niño y en las dos ocasiones sueña con la estrella. Ya en su lecho de muerte ve la luz de las estrella con sus hermanos, su madre y su hija que lo esperan, ya puede volver junto a ellos... Esta historia me pareció preciosa y sin duda es mi favorita de las trece que encontramos en este libro.

Como dije al principio es un libro muy curioso y la verdad que muy bueno a mi parecer. Creo que se merece mis 4 gatitos ^^:








EL AUTOR




Charles Dickens nació en Portsmouth en 1812, aunque pasó la mayor parte de su infancia en Londres y Kent. No empieza a acudir al colegio hasta los nueve años.

Tras el encarcelamiento de su padre por el impago de deudas, su familia se traslada a la cárcel, ya que la legislación de la época permitía que los familiares compartieran la celda del moroso.

El joven Dickens se ve obligado entonces a trabajar como operario en una factoría de betún para zapatos bajo duras condiciones laborales. Con el dinero que ganaba pagaba su propio hospedaje y ayudaba a su familia.

Tras una formación prácticamente autodidacta, consiguió un puesto como secretario de un abogado en 1827, y poco después se convirtió en cronista parlamentario. Gracias a este oficio pudo publicar en 1833 su primera obra, Esbozos, bajo el seudónimo de Boz. En esta línea continuó publicando, hasta que su obra Los papeles póstumos del Club Pickwick lo convirtió en un autor aclamado mundialmente. Que la mayoría de su obra fuera publicada en entregas periódicas le daría gran popularidad e influencia entre el público inglés.

Viajó por Europa y Estados Unidos, donde era muy conocido, aunque tras la crítica que realiza del Nuevo Mundo en su novela Martin Chuzzlewit, se ve rechazado por la sociedad norteamericana.

Entre sus obras más célebres se encuentran Oliver Twist, Canción de Navidad y, sobre todo, David Copperfield, del que vendería en poco tiempo más de 100.000 ejemplares y que resume de modo magistral sus penurias infantiles.

En el ámbito personal disfrutó de un fecundo matrimonio que le aportó diez hijos pero que finalmente se vio perturbado por las relaciones extramatrimoniales que Dickens mantenía con una actriz de teatro.

Hombre enérgico y comprometido, compaginó su extensa labor literaria con otros campos de la cultura tales como la dramaturgia y la edición (fue fundador del semanario Household Words, donde publicaría por entregas dos de sus obras más conocidas, Casa desolada y Tiempos difíciles).

Administró diversas asociaciones caritativas y luchó por conseguir reformas sociales que favorecieran a las clases obreras, así como por la abolición de la esclavitud en Estados Unidos.

Murió en Gadshill Place, el 9 de junio de 1870, tras sufrir una apoplejía. Fue incinerado, y sus restos reposan en la Esquina de los Poetas de la Abadía de Westminster.

3 comentarios:

Soycazadoradesombrasylibros dijo...

la verdad de las verdades¡¡no he leido nada
de Charles Dickens¡¡pelis sobre sus libros
todas las que quieras¡¡
es un gran pendiente¡¡¡
besotes

Mientras Lees dijo...

Ay guapaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!
Menuda reseña! Me encantan estos librosii =D

A ver si puedo hincarle eld ien te pronrtirkjsdfklsdklfjds

Tú me entiendes u_u

(Tardaste un siglo en hacerla, ahora lo entiendo!! xDD)

Un beso!

-Da-

Anabel Botella dijo...

Sí que he leído varios libros de Dickens cuando era pequeña y me encantaron. No conozco toda la obra de Dickens, pero estos cuentos pintan muy bien.

Publicar un comentario

 

©Memorias de una persona, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

ARRIBA